¿Qué enfermedades transmiten las palomas al ser humano?

Las palomas son animales que provocan cierta controversia. Nunca falta alguien que las adore y les dé de comer, pero tampoco cuesta encontrar personas a las que les causen verdadera aversión y además las consideren fuente de enfermedades.

En todas las ciudades es normal la estampa de muchas palomas en parques y jardines. En ocasiones, se posan en balcones y terrazas de viviendas ensuciándolas con sus excrementos.

También es frecuente observar que las protagonistas de nuestro artículo deterioran esculturas y mobiliario urbano con su presencia. ¿Pero realmente sabemos qué enfermedades transmiten las palomas?

Puesto que son animales resistentes, que se han adaptado bien al medio urbano e incluso se reproducen con gran facilidad, no es extraño que haya alguna plaga si no se realiza un correcto control de aves.

Además de saber que las palomas producen daños en los edificios, lo más preocupante es saber qué enfermedades transmiten las palomas a los humanos. Los expertos han detectado varias patologías que pueden tener su origen en el contacto directo con ellas. ¡Te lo contamos, a continuación!

enfermedades palomas encima de monumento

4 enfermedades que pueden contagiarnos las palomas

La principal causa de las enfermedades que transmiten las palomas proviene de sus plumas y excrementos, ya que estos contienen numerosos agentes infecciosos como virus, hongos y bacterias. Cuando los excrementos se secan, se reparten por el aire en forma de polvo y, sin ser conscientes, entramos en contacto directo.

Ahora ya sabemos que las palomas pueden transmitir a los humanos más de 40 enfermedades distintas, pero ¿qué enfermedades transmiten las palomas de manera más común?

Histoplasmosis

Se trata de una enfermedad que ataca fuertemente al sistema respiratorio, provocando un grave daño pulmonar. Sus síntomas son fiebre alta, tos y dolor de pecho.

La histoplasmosis se transmite con más frecuencia cuando se trata de una limpieza o proyectos de demolición donde hay un aumento del polvo fecal. Sus síntomas se manifiestan 10 días después del contagio.

Clamidiosis o psitacosis

Es conocida como “la fiebre del loro”. La vía de contacto es principalmente aérea y puede ser inhalada por las personas. En general, está asociada, sobre todo, a personas que están en contacto frecuente con pájaros. Los síntomas que produce son fatiga, dolor de cabeza, sarpullidos y escalofríos. En los casos más graves, puede provocar gripe o neumonía.

Criptococosis

Enfermedad surgida por un hongo que se encuentra en los excrementos de las palomas. Normalmente, solo afecta aquellas personas que tienen un sistema inmunológico débil, de manera que el riesgo de esta enfermedad es más bajo. El hongo entra por la vía respiratoria y puede llegar a los pulmones creando una infección.

Salmonelosis

Esta enfermedad puede ser transmitida a los humanos cuando las heces entran en contacto directo con ropa tendida o alimentos contaminados y, a su vez, con la persona. Los problemas de salud que agravan esta enfermedad pueden ser fiebre, diarrea, náuseas y dolor abdominal.

Un supuesto poco probable, pero posible.

¿Cómo prevenir las enfermedades contagiadas por las palomas?

Tras leer qué enfermedades transmiten las palomas, y saber cuáles son las más contagiosas, hay varios aspectos que deberíamos llevar a cabo para prevenir las enfermedades de las palomas:

Reducir las colonias de palomas que aparecen

Disminuir la cantidad de alimento que tienen disponible a su alcance, bien por aquellas personas que se dedican a darles alimento de forma directa, bien por la comida que derrochamos en la vía pública, para que así no se reproduzcan de forma masiva.

Limpieza con medidas

La limpieza de las zonas donde habitan las palomas debe realizarse llevando guantes y mascarilla. Asimismo, hay que remojar la zona con mucha agua para evitar que los excrementos se conviertan en polvo.

Evitar las colonias de palomas

Si eres una persona que tiene alguna enfermedad que repercute en un sistema inmune débil, no te acerques a ninguna colonia de palomas.

Controles rutinarios para evitar las superpoblaciones de palomas

Las autoridades municipales de las ciudades tienen que realizar un control continuo de las plagas de palomas para evitar la superpoblación de palomas.

A pesar de todo lo comentado anteriormente, no hay que alarmarse en exceso, las palomas sí que pueden ser fuente de infecciones y enfermedades, pero los estudios que se han llevado a cabo no las sitúan como un gran peligro para nuestra salud.

Métodos sobre cómo ahuyentar las palomas

Como hemos explicado durante el post, el exceso de palomas en el entorno urbano causa dos riesgos importantes: el deterioro y manchado del entorno y mobiliario urbano, así como la transmisión de enfermedades a los humanos que pueden poner en riesgo nuestra salud.

Las autoridades municipales suelen llevar a cabo acciones de control de plagas en las ciudades, pero ¿qué pasa con nuestros balcones y terrazas? Los propietarios son los que deben actuar, bien con sus propios medios o dirigiéndose a centros de bioseguridad para que les ayuden con el caso.

Para prevenir la nidificación debes minimizar los elementos de los que dispongas en tu terraza en la medida de los posible, para que las palomas no los puedan utilizar como cobijo. Igualmente, si es habitual que las palomas se posen en tu ventana, puedes utilizar elementos disuasorios como molinetes, espantapájaros o similares.

No obstante, si estos métodos no funcionan y consideras que un gran número de palomas aparecen en tus balcones y jardines a diario, deberás recurrir a una empresa como Hamelin Bioseguridad, profesionales que sean capaces de solventar la situación antes de que se convierta en un problema más grande.

Solicitud de Información de ¿Qué enfermedades transmiten las palomas al ser humano?
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad